#CATALUÑA. La crisis refuerza las opciones de la vía independentista en un referendo

Publicado en por noticias-alternativas

La crisis refuerza las opciones de la vía independentista en un referendum

fuente

El 42,9% de los catalanes apoyarían la secesión, y buena parte de ellos aducen motivos económicos

El apego a España es la razón principal entre los partidarios del ‘no’ (28,2%) y la abstención (23,3%)

 

El independentismo catalán ha alcanzado la mayoría simple, pero no la absoluta.

Por vez primera, un sondeo de la Generalitat ha preguntado directamente a los catalanes qué papeleta elegirían en un referendo de independencia.

El resultado: el 42,9% votaría sí a la secesión; el 28,2% votaría no, y el 23,3% se abstendría.

En paralelo, el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) ha conservado su pregunta habitual sobre el modelo territorial preferido.

El resultado, en este caso, es bien distinto: el 33% propone que Catalunya sea un estado dentro de una España federal; el 31,8% permanece fiel a la comunidad autónoma, mientras que el Estado independiente es la tercera opción, con un 25,5% de adeptos.

Conclusión: el independentismo se mantiene en su horquilla tradicional, pero, a la hora de votar, se beneficia de que la coyuntura económica empuja a muchos catalanes no independentistas a confiar en la ruptura como solución más eficaz. 

 Esa fuga de votos se constata en varios datos del barómetro. La razón mayoritaria que esgrimen los partidarios de la independencia para dar su sí es netamente económica.

El 36,4% considera que es la única manera de que Catalunya gestione sus propios recursos.

Dicho de otro modo, el déficit fiscal justifica el hastío catalán respecto de España mucho más que las cuestiones identitarias

independentistas a confiar en la ruptura como solución más eficaz. 

 Esa fuga de votos se constata en varios datos del barómetro. La razón mayoritaria que esgrimen los partidarios de la independencia para dar su sí es netamente económica. El 36,4% considera que es la única manera de que Catalunya gestione sus propios recursos.

Dicho de otro modo, el déficit fiscal justifica el hastío catalán respecto de España mucho más que las cuestiones identitarias. Los motivos sentimentales, como la incomprensión española y la concepción de Catalunya como nación, obtienen porcentajes por debajo del 15%.

Las motivaciones económicas se refuerzan con otra pregunta nueva del estudio: el claro apoyo catalán al concierto económico. El 75% de los encuestados están totalmente o bastante a favor de que la Generalitat recaude todos los impuestos de los ciudadanos y empresas de Catalunya. 

 Sin embargo, en el otro lado de la balanza sí pesan las razones sentimentales, pues el apego a España es el argumento fundamental que lleva a más de la mitad del electorado a no abrazar la independencia. El 42,6% de los votantes del no y un 21,9% de los abstencionistas confiesan que su freno es la «preservación de la unidad de España».

Según el director del CEO, Jordi Argelaguet, el 17,4% de diferencia entre los defensores de un estado independiente y los votantes del sí en un referendo se explica por dos variables. 

 

 VOTO OCULTO / La primera es que muchos federalistas se decantarían por la secesión si la consulta no incluyese su opción preferida.

Pero el factor más importante sería la participación, ya que la encuesta detecta cierto voto oculto. «La mayoría de los que se abstendrían están más cerca del no que del sí a la secesión.

En el sí están todos los que son», explicó Argelaguet, quien evitó afirmar que en Catalunya exista ya una mayoría social favorable a la independencia. 

 Tomando como referencia la última consulta independentista que se celebró en Europa, la de Montenegro en el 2006, Catalunya no cumpliría ahora mismo una de las condiciones de la UE, que tuteló aquel proceso, para aceptar la secesión, ya que el sí no alcanza el 55,5%.

La segunda exigencia fue que la participación llegase al 50% del censo. Sin embargo, resulta significativo que la independencia ha calado de forma transversal en el electorado catalán. 

 El 26% de los votantes del PSC apostarían por el sí en un referendo, pese a que son más (40%) los detractores de la ruptura. En el caladero de CiU, la secesión gusta al 55% de los votantes, aunque el 21% se muestra contrario.

El electorado más dividido es el de ICV-EUiA, fuerza abiertamente federalista pero con un 45,5% de votantes que escogerían la papeleta del sí a la independencia. Una cuarta parte de los ecosocialistas votarían no y otro tanto se abstendrían. 

 

 CiU SE SIENTE AVALADA / Las nuevas preguntas del CEO sirvieron para que el president, Artur Mas, sacase pecho y declarase «avalada» la estrategia del Govern de anteponer el pacto fiscal a la independencia.

«Entre los catalanes va cuajando la idea de que hay que ir en la línea del derecho a decidir, pero hay un mayor consenso sobre el tema fiscal», señaló para justificar que, «a corto plazo», la Generalitat apueste por el pacto fiscal, informa Sonia Gutiérrez. 

 Los nacionalistas tenían un doble motivo para estar contentos con el sondeo.

A pocos meses de las elecciones generales, CiU saca casi cinco puntos de ventaja al PSC, el 23% frente al 18,2%.

En cinco meses, los convergentes han sumado dos puntos y los socialistas han perdido uno, lo que deja el panorama más cerca del sorpasso en escaños. 

 

Etiquetado en ARTÍCULOS

Comentar este post