Cómo lograr la supervivencia de “Democracia Real Ya”

Publicado en por noticias-alternativas

Cómo lograr la supervivencia de “Democracia Real Ya”

La asamblea permanente es el certificado de defunción de los movimientos populares: sólo pueden estar de guardia quienes pueden eludir otras obligaciones. Si cunde el desánimo y se producen abandonos, el movimiento se radicalizará y perderá adhesiones.
A la larga, el riesgo es que un movimiento transversal, democrático, abierto y pluralista pudiera caer en el control de quienes tienen toda su vida resumida en la acampada. Es legítimo por parte de ellos, pero terminarán por controlar los que tienen más tiempo disponible.

Fuera del sistema no hay salvación más que desde la marginalidad; pero el sistema se puede transformar como enseña la historia.Frente al poder de los mercados puede estar el poder de los consumidores. Si los bancos no dan créditos, ¿para qué sirven? Para guardar nuestro dinero, poco o mucho, y cobrarnos comisiones, muchas veces abusivas, por unos servicios elementales. No se retribuyen los depósitos en cuenta corriente y ellos sacan beneficios. O cambian de actitud o no sería mala idea organizar una acción que les obligue a bajar la soberbia.


Por qué tener cuentas en bancos cuyos ejecutivos ganas hasta diez millones de euros. Nuestro dinero es su triunfo, y ellos se adjudican el premio mientras un gobierno socialista suprime el impuesto de sucesiones y patrimonio: todavía no saben por qué han sufrido un castigo electoral.

Acaba de declarar el Gobernador del Banco de España que con esta ley, después de la reforma laboral, es imposible fomentar la contratación: tal vez la esclavitud sea la solución en un universo en que los abanicos salariales pueden llegar a una relación entre uno y cinco mil; es decir el presidente de la compañía puede ganar cinco mil veces el sueldo de quien limpia su baño.

Hay que forzar al Gobierno y a las instituciones a tomar medidas en beneficio de los ciudadanos y no de los poderosos. Articular una doble presión: dentro de los partidos y en los movimientos sociales. Para que sepan que el castigo electoral no es descabellado y quien engañe a sus electores con falsas promesas embadurnadas en sentido de responsabilidad, saldrá trasquilado.
La felicidad está construida sobre el consumo, lo que no sólo es una falacia sino que es una invención de este sistema para que todo acabe en los mercados especulativos. Lo que gobierna el mundo no es la economía productiva sino la economía financiera. La calidad de un producto, sólo es considerada si tiene su reflejo en la cotización en los mercados de valores.

Se pueden hacer huelgas de consumo, se pueden hacer boicot a bancos y sacar el dinero de las cuentas corrientes. Volver a la ventanilla de las compañías de servicios para pagar en metálico. Eso además obligará a recuperar el servicio directo al cliente. Se puede hacer boicot a las grandes cadenas que pongan máquinas de pago automático; a las gasolineras que no contrates trabajadores para dar servicios.


Todos estos movimientos legítimos de protestas populares pueden y deben ser el complemento de una acción dentro de las instituciones para obligar a que modifiquen sus posiciones. Acudir a los plenos de los ayuntamientos para vigilar la labor de los ediles. 
Dar trabajo a la indignación en forma de proposición es un seguro de vida del extraordinario movimiento de “!Democracia Ya¡ hincado el 15.M
Es necesario, a mi juicio, una reflexión posibilista que solucione el bloqueo de la indignación para trasladarlo a la proposición. La revuelta sin contenidos es como lago seco; termina por convertirse en un territorio inhóspito e inhabitable.
Poner a alguien en contra es fácil, movilizarlo a favor, un reto de la inteligencia. La mayor parte de los ciudadanos están insatisfechos, porque la felicidad –considerada como un equilibrio entre las metas propuestas y alcanzadas y la sana ambición por otras nuevas, en un movimiento continuo que sin embargo proporciona estabilidad- es difícil de identificar y alcanzar.

A mi juicio sería fundamental que los participantes en las revueltas populares legítimas, formaran grupos por afinidades de objetivos. Establecidos, la decisión está en constituir partidos o agrupaciones o asaltar democráticamente los ya existentes. Y mantener dinámicas sociales abiertas para que la protesta haga rectificar a un sistema tan sensible como es el de los mercados: los consumidores tenemos una fuerza que todavía no hemos descubierto cuan mortífera puede ser para los amos del universo.

El PSOE es una opción para su transformación: su número de militantes es extraordinariamente bajo. Sus actuales dirigentes van a defender sus posiciones porque muchos de ellos han hecho de la política su profesión. Pero entrar en los partidos y transformarlos, es un reto posible.
Los partidos no va a aprender nada. Si tuviera cercanía, le mandaría a Mariano Rajoy a José Luis Rodríguez Zapatero y a los demás líderes de los partidos parlamentarios un cuadro con esta inscripción de una cita mágica de Bernard Shaw: “The trouble with the world is that the stupid are cocksure and the intelligent are full of doubt.” La traducción más fiel puede ser: “”El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros y los inteligentes llenos de dudas”.

Etiquetado en ARTÍCULOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post