Cosas que dan miedo: El Tea Party madrileño

Publicado en por noticias-alternativas

Cosas que dan miedo: El Tea Party madrileño

Posted: 2011-10-28 17:47:26 UTC-07:00

Cosas que dan miedo: El Tea Party madrileño

 
 ¿Qué son los neocon? ¿Están en Madrid? Cuando alguien ve a Esperanza Aguirre privatizando los servicios públicos y dándoselos en bandeja a congregaciones religiosas (véanse los recortes y las facilidades a concertados), ciertamente se puede empezar a preocupar.
Los neocon de EEUU se definen como “neoliberales asaltados por la realidad”, esto es, gente en contra de la “intervención” del Estado en forma de derechos sociales o laborales, pero que además considera que la sociedad debe retomar los valores conservadores tradicionales basados en la familia, la religión y el ejército.

“Asaltados” porque consideran que esos valores y la sociedad que encarnan están siendo atacados desde mil frentes: desde los homosexuales a las mujeres liberadas, de los migrantes a los musulmanes, de los izquierdistas al laicismo, de los activistas por los DDHH hasta los ecologistas.

Para la paranoia neocon los conflictos no tienen orígenes, sólo presente, en el que se debe actuar con contundencia, con las armas si es preciso.

Los neocon no aspiran a ser una mayoría social sino una minoría activa en la calle y en los resortes del poder; aspiran a transmitir una lectura de la realidad que se vaya convirtiendo en “sentido común” a base de repetirla desde medios de comunicación, universidades, colegios, mítines, etc.

Por ejemplo, el Tea Party estadounidense, como minoría activa en la calle y en el Partido Republicano, consiguió poner en enormes dificultades la aprobación de presupuestos en agosto de este año.

En el PP, tras la derrota de 2004, también se constituyó una tendencia que, lejos de la autocrítica frente a la Guerra de Iraq, inició un camino irredentista, en busca de las «mentiras del 11M», alimentado por El Mundo y Libertad Digital.

En estos ocho años se ha construido un entramado institucional, mediático y asociativo que apunta, sin duda, las maneras de los neocon estadounidenses. Telemadrid, Intereconomía, La Gaceta y esRadio en cuanto a medios.

Las fundaciones FAES, GEES, Juan de Mariana y Burke. Peones Negros, Hazteoír, la Asociación por la libertad lingüística y Galicia Bilingüe como asociaciones.

Las congregaciones católicas más ultras como los Kikos, el Opus, los cielinos y los focales.

Políticos como Aguirre, Aznar, Vidal Quadras o Ignacio Cosidó. Todos alimentan la movilización de las conciencias en un sentido ultraconservador en lo moral y pseudo-liberal en lo económico.

De ahí las manifestaciones por la familia y contra el aborto, la campaña contra el Estatut y la crítica salvaje a la huelga de Metro de 2010.

Han creado un entramado de alianzas con intereses no siempre coincidentes, pero que ha servido para tomar la calle y los discursos desde posiciones conservadoras.

Minoría o tendencia pero que en Madrid gobierna desde el tamayazo. En Madrid está  la crème de los neocon españoles: la lideresa Aguirre y su séquito.

En sus nueve años de presidenta, ha puesto en marcha

la reducción de impuestos a las rentas más altas,

 la privatización de la sanidad (con los hospitales PFI  y la externalización de servicios como los análisis),

el favorecimiento de la concertada y privada (con cesión de suelos y desgravaciones fiscales)

y la entrega en bandeja de los servicios sociales a empresas y asociaciones de su cuerda política y religiosa (como varios CEPIs o la Red de Madres).

Reducen los presupuestos públicos pero lo que queda de los mismos sirve para engordar a ciertas empresas y asociaciones, en lo que verdaderamente constituye una desviación de fondos públicos según su ideario conservador.

La máxima neocon de construcción de una realidad propia, a través de su repetición, ha llegado al extremo en las declaraciones de Aguirre y Figar sobre la educación pública; siguen diciendo que los profesores trabajan 20 horas y les acusan de enriquecerse por vender camisetas.

¿Malas personas? ¿Mentirosas? No, conscientes de sus objetivos: descalificación de lo que es público mientras legislan a favor de la concertada y la privada, las congregaciones religiosas y los ricos.

A nivel estatal, son una tendencia pero pueden llegar al Parlamento el 20N. Qué papel ejercerán movilizando a sus bases radicales y presionando dentro del Partido Popular es un interrogante.

Pero cuanto más les conozcamos, mejor sabremos cómo contrarrestar ese sentido común que pretende ahondar en una sociedad clasista y religiosa. El Tea Party español lleva tiempo entre nosotros y pronto puede tomar más poder, ¿sientes escalofríos?

FUENTE madrilonia

Comentar este post