El Imperio se volvió loco

Publicado en por noticias-alternativas

Autor: Roberto Hernández Montoya

05:57 PM
30
MAY
2011

Perpetran masacres en Libia para evitar masacres. Nueva locura: bombardeos humanitarios. Los de la OTAN no violan los derechos humanos como sí los de Gadafi; bombardeos sin pruebas, por cierto. El ataque a Libia se improvisó, precisamente, a la loca.

Los únicos ataques exitosos de la OTAN en Libia son contra sus aliados dizque «rebeldes», que por lo que ellos mismos muestran por televisión son otro hatajo de desquiciados que disparan a la loca. “L’Armata Brancaleone”, dice Walter Martínez http://j.mp/iBLCcx. Aunque Brancaleone como que era más cuerdo. Si no fuera trágico, me reiría recordando a Los Tres Chiflados.

Imperios en fragilidad económica invaden a trompicones países petroleros, pero lo que consiguen es un encarecimiento brutal. Y saltan ahora con unas sanciones a Venezuela, vagas pero bien amenazantes viniendo de quien tiene encendidas tres guerras locas y amenaza con más.

Puede ser la acostumbrada escalada, hacia una tragedia iraquí, libia, balcánica o de donde sea. No hay calamidad en donde no esté el infaltable Imperio: General Electric construyó las centrales de Fukushima. Pero el Japón insiste en montar más plantas. ¿Con General Electric?

Lo de Dominique Strauss-Kahn parece otra locura. Primero suya: es un violador contumaz, según cuentan ahora. Y habría por cierto que examinar la conducta sexual de los grandes, al menos los varones, porque las mujeres poderosas se han mostrado comedidas, que uno sepa.

Pero mi punto es cómo es que ahora de repente se «descubre» la depravación de Strauss-Kahn, como cuando la prensa gringa detectó repentinamente por los años 70 lo que todo el mundo sabía: que Richard Nixon era un bribón. Esos súbitos hallazgos de lo obvio me lucen sospechosos. ¿Por qué no defienden a Strauss-Kahn los poderes que lo llevaron a presidir el FMI? ¿El sionismo, la burguesía francesa, el Partido Socialista Francés? Sabemos que esos deslices se tapan con dos metales: plata y plomo. No será la primera vez ni la última, lamentablemente. Por eso me suena loco también lo de Strauss-Kahn.

Signos, síntomas, síndromes, podría citar mil ejemplos, como las restricciones del G8 sobre Internet, pero según Hilaria es Venezuela quien restringe. Estamos enjaulados, aunque no inermes, con un perro rabioso.

roberto.hernandez.montoya@gmail.com

Etiquetado en ARTÍCULOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post