El Rey anda mal de los nervios

Publicado en por noticias-alternativas

El Rey anda mal de los nervios por Juan Carlos Escudier

02jun 2011
Compartir: facebook twitter meneame delicious

ANUNCIOS GOOGLE

Decían que el Rey estaba mal de la rodilla y resulta que lo que no anda nada bien es de los nervios. Lo de la rodilla se veía venir porque el jefe del Estado es de los que suelen saltarse el protocolo y de tanto brinco las articulaciones terminan por resentirse. Pero lo de los nervios es muy preocupante por impredecible.

Los ataques pueden darle en una cumbre, como cuando mandó callar a Hugo Chávez y organizó la de San Quintín, o en una recepción en Zarzuela y emprenderla con esos periodistas que, según cree, sólo piensan en darle por muerto y ponerle un pino en la tripa.

Si en algo lleva razón el monarca es en que la prensa no ha hecho bien su trabajo en relación a su borbónica mismidad. Durante años, ha ocultado sus deslices, sus ausencias, las periódicas crisis palaciegas y hasta sus negocios, que sólo llegaban a conocerse parcialmente cuando sus administradores terminaban sentados en el banquillo por algún tipo de estafa.

En torno a su figura se levantó un muro de protección que llegó a convertirle en un rey burbuja, a salvo de la crítica de una sociedad democrática. Caído en parte ese telón de acero, se comprueba que la institución es de una porcelana tan delicada que se desconcha a la primera fuera de la vitrina.

De este último arranque vitriólico de campechanía, puede inferirse que lo que realmente molesta al Rey no son las especulaciones acerca de salud sino el debate ya iniciado sobre su abdicación del trono, que un tema que le produce urticaria y que explicaría sus últimas apariciones con la barba tan desaliñada.

Según parece, el Rey, como cualquier hijo de vecino, no tiene ninguna prisa en cruzar la laguna Estigia, y cuando le llegue la hora pretende hacerlo con la corona puesta, aunque tenga que sujetársela a la cabeza con una goma bajo la barbilla.

Ello no justifica en ningún caso que pierda los papeles, ya que la monarquía viene a ser de esos polvorones que sin papel se desmorona.

Al fin y al cabo, para la Casa Real siempre será mejor que hable de abdicación y no de República, que es otro debate que habrá que suscitar seriamente tarde o temprano.

Etiquetado en ARTÍCULOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post