INDIGNIDAD CLASE POLITICA Cajas fusionadas mantienen + de 3.650 consejeros su COSTE EQUIVALE RECORTE FUNCIONARIOS

Publicado en por noticias-alternativas

Las cajas fusionadas aún mantienen a más de 3.650 consejeros con sus dietas

 

Las antiguas cajas de ahorros mantienen aún a 3.657 representantes en sus órganos de gobierno.

 

A pesar de la transformación que ha sufrido el sector en los últimos años, fruto de las fusiones y la conversión de sus filiales financieras en bancos, estas entidades cuentan con este volumen de cargos electos en sus estructuras, la mayor parte de los cuales son políticos y sindicalistas.

 

 

La función de las cajas a partir de ahora será exclusivamente la gestión de la obra social, por lo que muchos expertos coinciden en señalar que tendría que reducirse al máximo posible esta estructura y crear patronatos, similares a los de las fundaciones.

 

El mantenimiento de estos órganos está permitiendo a exresponsables del sector una salida laboral tras el proceso de reestructuración, que ha supuesto al Estado un coste superior a los 18.000 millones hasta el momento.

 

Dos de los ejemplos más claros son los de José Luis Olivas y Julio Fernández Gayoso.

 

El primero ha dimitido de la vicepresidencia de Bankia y BFA, pero permanece al frente de Bancaja.

 

El segundo se ha quedado en Caixanova tras abandonar el consejo de NGC Banco.

 

Los diferentes puestos electos en las antiguas cajas conllevan el cobro de dietas por asistencia a las reuniones de los diferentes órganos (asambleas, consejos de administración y distintas comisiones). Aunque la cifra, a simple vista, no es demasiado elevada, supone un coste para estas entidades.

1.400 euros por asisitir

Sólo en 2010, los miembros del consejo y las comisiones -ejecutiva, de control, de retribuciones y de inversiones- de las cajas que han tenido que fusionarse y, en la mayor parte, necesitar ayudas públicas percibieron casi 12 millones de euros. A estas partidas habría que sumar las dietas que reciben los consejeros generales por acudir a las asambleas, tanto ordinarias como extraordinarias.

 

Las entidades no publican este coste, pero fuentes del sector lo calculan en otros 8 o 10 millones. La mayor de todas, Caja Madrid, paga 1.382 euros brutos por consejero por la asistencia a cada asamblea. Y son 343. Cada año se celebran de manera ordinaria y ge- neralizada en el sector dos reuniones, por lo que desembolsa cada ejercicio más de un millón de euros.

 

El dinero neto que se percibe individualmente por representante es de 833 euros.

La entidad ha tomado algunas medidas para disminuir este gasto. Hace un año, tras cerrar la constitución de Banco Financiero y de Ahorros (BFA) -matriz de Bankia-, redujo un 5 por ciento las dietas a todos los consejeros generales.

 

En el caso de Bancaja, socia de Caja Madrid, los consejeros generales cobraron en conjunto 227.000 euros únicamente por asistir a las asambleas el ejercicio pasado.

 

En la mayor parte se han reducido el número de reuniones de las comisiones, con lo que el gasto es menor, y en otras, por una adaptación de las leyes autonómicas, se están disminuyendo los órganos de gobierno, como en Caja Segovia, que acaba de limitar a asamblea, consejo de administración y comisión de control la estructura.

 

Además, la entidad castellano y leonesa ha impuesto una sola cita de la asamblea general, en la primera mitad de cada ejercicio.

 

En algunas instituciones, como el Ayuntamiento de Madrid, se prohibe la recepción de dietas por su representación en las cajas, pero en la mayor parte de los organismos con derecho a ocupar estos cargos electos no. Otra excepción también es el caso de los sindicatos, cuyos representantes tienen la obligación de reintegrar este pago a la organización.

Conversión en fundaciones

En los últimos meses han surgido voces en contra de esta estructura porque supone un gasto innecesario y consideran que el PP debería cambiar la ley para impedir este tipo de emolumentos con la constitución de fundaciones para obligar a las comunidades autónomas a cambiar la normativa.

 

ELECONOMISTA.ES

 

Ponen como ejemplo el caso de Caja Castilla-La Mancha, que tras su desaparición y adjudicación a Cajastur, se transformó en fundación.

 

A día de hoy esta institución cuenta con un patronato constituido por 21 personas, además de una comisión ejecutiva formada por ocho miembros.

 

Este es el paso que, según los expertos y parte del sector, tendrían que dar las cajas fusionadas y las que han convertido sus filiales financieras en bancos.

 

En el seno de las propias entidades se apunta hacia los gobiernos regionales, que son los que tienen la potestad para modificar la legislación y suprimir las duplicidades y estructuras innecesarias que han surgido a raíz del proceso de reestructuración.

 

La actual legislación permite a las cajas mantener su estatus y su ficha bancaria, a pesar de su conversión en bancos. Sólo si la mayor parte del capital está en manos de un inversor privado o el Estado éstas pierden esta condición y deben de mutarse en fundación.

 

En los próximos meses está previsto que las cuatro que han sido nacionalizadas recientemente llevarán a cabo este proyecto, a pesar de las resistencia de los distintos gobiernos autonómicos.

 

En primer lugar el Banco de España quiere cerrar su saneamiento y venta de CatalunyaCaixa, NGC Banco, Unnim y CAM y, posteriormente, hacer las modificaciones precisas sobre su reglamentación estatutaria.

 

ELECONOMISTA.ES

 

COMENTARIO

 

Echandolos a todos se consigue ahorrar mas dinero que bajando el sueldo a los funcionarios.

Retirandoles sus planes de pensiones mas ahorro que con el copago de recetas.

Exigiendoles responsabilidades no solo se consigue ahorro sino credibilidad, que es lo que no hay.

Encerrandolos en prision se consigue un bien social.

Politicos, a que esperais. Zapatero, ¿ Que hiciste para solucionar esto ?, NADA.

Rajoy, ¿ Que vas a ahacer para solucionar esto ?, PROBABLEMENTE NADA.

 

 

Etiquetado en NOTICIAS

Comentar este post