No es por dinero aunque lo parece

Publicado en por noticias-alternativas

No es por dinero aunque lo parece

04jun 2011
Compartir: facebook twitter meneame delicious

ANUNCIOS GOOGLE

Si no fuera porque transpiramos desconfianza y mantenemos una aversión natural a los halagos, seríamos capaces de hacer justicia a muchos de nuestros actuales dirigentes, cuya verdadera talla sólo descubriremos en el futuro, cuando la Real Academia de la Historia reedite su diccionario biográfico y encargue las reseñas que les correspondan a alguno de sus familiares más objetivos. Será entonces cuando reconozcamos los méritos de una mujer como la vicepresidenta económica Elena Salgado, a la que ya de entrada cabría distinguir por su permanentes lecciones de geografía de tanto como nos ha recordado que España no es Grecia o Irlanda, ni por supuesto, Portugal.

La última enseñanza de Salgado tiene que ver con la privatización de las Loterías del Estado, la empresa pública que nos tiene preparado para otoño su último juego de azar: sacar a Bolsa el 30% de su capital para ingresar unos cuantos miles de millones de euros. Prejuiciosos como somos, habíamos dado por descontado que la operación pretendía por un lado limpiar de telarañas las arcas del Estado y, de otro, satisfacer a Bruselas y a los mercados que, a cambio de no torturarnos más todavía, exigían que pusiéramos en almoneda todo lo que fuera público y rentable.

Estábamos muy equivocados. Salgado nos ha explicado que Loterías sale a Bolsa por eficiencia y para “mejorar la competitividad”, que falta hacía ante el tremendo acoso del cupón de la ONCE. Igual puede decirse de la otra gran privatización prevista, la de los aeropuertos, que no es por dinero sino para que el servicio público no deje de mejorar en manos de particulares y se pierdan menos maletas. ¿A que no habíamos valorado el criterio de eficiencia y hasta el de excelencia cuando culpamos al Gobierno de pretender empeñar las joyas de la abuela? Pues eso.

Lo bueno que tiene la vicepresidenta es que habla tan claro que se le entiende todo. No vende burras, aunque lo haría de buena gana si la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar fuera pública y necesitara ser más competitiva. Gracias a ella, comprendemos las razones últimas de este apresurado mercadillo.

Etiquetado en ARTÍCULOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post