No se engañe ni le dé más vueltas: Los mercados financieros conducen al "nuevo orden"

Publicado en por noticias-alternativas

No se engañe ni le dé más vueltas: Los mercados financieros conducen al "nuevo orden"

Una vez iniciada la recesión económica, ¡sobre la que es preciso insistir en que es fruto de una crisis provocada por los mercados financieros!, casi todos los dirigentes políticos y econometristas de los países de la Unión Europea (UE) apuestan por recortar gastos públicos y, a ser posible, eliminarlos. 
De hecho, en todos los Estados miembros de la Unión se están aplicando medidas concretas: cediendo, semiprivatizado o privatizando infraestructuras, equipamientos y servicios públicos.
Las justificaciones [justificación no es sinónimo de razón] que alegan para reducir o anular lo público y las medidas que ya han adoptado, suponen que:
* 1, Tras ceder la gestión o semiprivatizar un servicio público --caso de la sanidad, por ejemplo-- el ciudadano paga a una empresa por el uso del bien o por el servicio recibido, de modo que en buena lógica la Administración debe reducir los impuestos y tasas correspondientes en la misma proporción que el ahorro logrado con la medida...
* 2, Y si la privatización de la infraestructura o del servicio es total, en buena lógica la Administración debe anular las exacciones vinculadas a ese bien o servicio, pues el ciudadano ya paga a la empresa propietaria o adjudicataria...
Sin embargo, no es así.
Los gobiernos y parlamentos ceden, semiprivatizan o privatizan bienes y servicios, pero los contribuyentes siguen pagando los mismos o similares impuestos y tasas. 
Es decir, las administraciones públicas están actuando con injustificable falta de honestidad política y económica, porque a la postre lo que persiguen es satisfacer a los mercados financieros. Pero hay más, eso sólo les permite seguir acumulando capital; hay quienes aspiran a ir más allá.

[La sociedad, las personas, la salud, la dignidad, la educación y demás paparruchas son cuestiones que sólo se plantean quienes no entienden de economía y nada saben de los enjundiosos asuntos de Estado... Para entender de estas cosas hay que estudiar mucho y, sobre todo, hay que ser un...]
 
En fin, poco a poco ya están imponiendo el copago por todo lo que ya han pagado o pagan los contribuyentes. Pero insisto, ese descaro no es lo más grave de la deriva actual.
Dejando de lado objetivos a corto plazo, si desmentelan lo público, ¿acabarán también suprimiendo todo tipo de tasas e impuestos?,
¿cuál será el papel del nuevo Estado?,
¿privatizarán también la Justicia, todavía más de lo que ya está? [hay comunidades que ya han calificado de oneroso el turno de oficio],
¿cómo será y qué funciones tendrá el nuevo Estado en el nuevo orden[el ordine nuovo que anunciaban los fascistas de los años cincuenta del siglo pasado, emulando a sus antecesores de los felices treinta].
Usted, amable lector/a, está invirtiendo un par de minutos de su vida en leer esta disgresión y quizá las preguntas formuladas le parezcan descabelladas. Si es así, por favor, piense... ¡Piense ahora que todavía es gratis y no lo han prohibido!

Los interrogantes planteados no los ha abierto quien esto escribe, ¡los abren los hechos!
Peor aún, la pendiente por la que se están deslizando todos los gobiernos y parlamentos del cultorico Occidente es cada vez más inclinada y el agua [las personas] acabará desembocando en la charca del darwinismo social. 

Más claro: Están triunfando las tesis de quienes entienden que la vida de los ciudadanos comunes consiste en sobrevivir, para lo que es preciso competir, acaparar, apartar, empujar, aprovecharse, ser listo, tener amigos donde hace falta tenerlos, practicar el clientelismo, decir siempre sí bwana... etcétera y, sobre todo, ¡afanarse en poseer! Salvo los hijos de losposeedores, que siempre han tenido y tendrán la mitad del cielo ganado... 

Y luego se les llena la boca hablando de respeto a las instituciones, de principios democráticos y de violencia terrorista --se supone que refiriéndose a la que ellos abonan...

Etiquetado en ARTÍCULOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post