Nueva Rumasa queda al borde de la suspensión de pagos

Publicado en por noticias-alternativas

Nueva Rumasa queda al borde de la suspensión de pagos

El grupo de Ruiz-Mateos acude al preconcurso de acreedores en diez de sus mayores empresas. El empresario tiene una deuda de 700 millones con varias entidades

F. VICENTE / A.REQUENA SEVILLA / MADRID 17/02/2011 18:59 Actualizado: 18/02/2011 05:10

José María Ruiz Mateos a su llegada a la rueda de prensa que ha ofrecido en Madrid para anunciar que diez empresas de Nueva Rumasa se han acogido al procedimiento especial de la Ley Concursal./EFE

 

José María Ruiz Mateos a su llegada a la rueda de prensa que ha ofrecido en Madrid para anunciar que diez empresas de Nueva Rumasa se han acogido al procedimiento especial de la Ley Concursal./EFE

A pocos días de que se cumpla el vigésimo octavo aniversario de la expropiación de Rumasa (23 de febrero de 1983), la familia Ruiz-Mateos se acogió ayer al preconcurso de acreedores previsto en la Ley Concursal en sus diez empresas más importantes, para forzar así un periodo de negociación de tres meses con sus acreedores que le permita evitar la presentación de una suspensión de pagos.

El patriarca de la familia, José María Ruiz-Mateos, aseguró ayer en una rueda de prensa, en la que estuvo acompañado por seis de sus hijos, que se ha visto forzado a ello “por la bestial campaña” lanzada en su contra y “para salvaguardar los intereses de sus clientes, trabajadores y proveedores”.

El conjunto de cerca de cien empresas de Ruiz Mateos emplea a unas 10.000 personas.

Según el empresario jerezano, sería el continuo goteo de informaciones de los últimos días sobre los problemas de tesorería, liquidez y financiación de Nueva Rumasa lo que explica que haya recurrido al preconcurso. Con ello, dice un directivo del grupo, “se podrá cerrar con tranquilidad las operaciones de refinanciación que tenemos en marcha con fondos de inversión extranjeros”.

La realidad es que el incumplimiento de sus compromisos de pago es lo que ha provocado el nerviosismo de proveedores, trabajadores y clientes.

El empresario insistió en la rueda de prensa en que cumplirá sus compromisos con los más de 5.000 inversores que han confiado en la compañía con la suscripción de pagarés o de participaciones. “Si no pudiera satisfacer esa obligación y no tuviera fe, me pegaría un tiro”, dijo .

Además de que el Royal Bank of Scotland emprendiera la ejecución de su deuda de 36 millones de euros solicitando el embargo preventivo de activos, medida imitada después por la tesorería de la Seguridad Social, está su deuda de 700 millones con otras entidades financieras y los pagarés de los proveedores de las diez empresas para las que Nueva Rumasa se ha acogido al preconcurso: el club de fútbol Rayo Vallecano, la cadena de hoteles Hotasa, las divisiones de alimentación ybebidas Hibramer, Clesa, Garvey, Dhul, Elgorriaga, Trapa, Quesería Menorquina y Carcesa.

El consejero delegado del grupo, José María Ruiz-Mateos Rivero, aseguró que Nueva Rumasa está en conversaciones “muy avanzadas” con un grupo inversor extranjero que prevé tomar una participación minoritaria aún por determinar e inyectar capital en el grupo, con una aportación total que inicialmente cifran hasta en 500 millones de euros.

Por otro lado, la Federación Agroalimentaria de UGT trabaja ya “en la búsqueda de la vía jurídica” para personarse en los procesos abiertos por Nueva Rumasa.

Incertidumbre

La situación de trabajadores, proveedores y clientes de Carcesa ilustra perfectamente la crisis de Nueva Rumasa. Los trabajadores de las empresas de la familia Ruiz-Mateos llevan meses cobrando sus nóminas a plazos.

En teoría, entre los 12 primeros días del mes les pagan un 10% al día, hasta cobrar el total de la nómina.

Los pagos se alargan incluso hasta pasado el día 20 de cada mes.

“Y así, con esas miajitas, nos van contentando”, dice uno de los trabajadores de Carcesa, empresa que, con tres plantas en Extremadura, fabrica los productos Apis y Fruco, y cuya nómina apenas supera los 800 euros mensuales.

Mucho peor, sin embargo, es la incertidumbre de no saber si al día siguiente seguirán teniendo empleo. Ante la falta de materias primas, dice otro empleado, “en algunas plantas los trabajadores están ya barriendo”.

Por falta de pago, los proveedores han dejado de suministrarles el cartón para los embalajes, el aceite y el azúcar para los productos elaborados, etcétera. Así que, aunque tienen pedidos de sus clientes, no pueden serviles y los trabajadores andan mano sobre mano a pesar de haberse reducido ya la jornada de tres a dos turnos.

Como consecuencia, cada día es más difícil encontrar en las estanterías de supermercados y grandes superficies el tomate frito y las latas de paté Apis o sus zumos Fruco.

Más grave es que empiezan a perder sus contratos anuales de marca blanca con Carrefour, Día y Lidl, por los que en la planta de Montijo les envasan tomate frito y natural; en la de Mérida, pates, magro o callos, y en la de Don Benito, zumos. Si no cumplen, sus clientes buscarán otros proveedores para no desabastecer sus estanterías de marcas propias y Carcesa ya está fallando.

Y aún queda otra sombra sobre el futuro de Carcesa. Justo ahora se firman los contratos con los agricultores extremeños para asegurarse el tomate de la campaña de verano, que será envasado durante el resto del año.

Los directivos de Carcesa necesitan ya una fuerte inyección de liquidez para no quedarse sin materia prima para la próxima temporada. De ello dependen las 350 personas que trabajan para Carcesa, que se duplican durante los meses de la campaña del tomate. Auge, expropiación, fuga, juicios, cárcel y política

Auge, expropiación, fuga, juicios, cárcel y política

1961. Se constituye Rumasa S.A.

El gran desarrollo de la empresa se produjo entre 1971-1982.

1983. Expropiación

El Estado tomó el control del grupo el 23 de febrero de 1983.

1985. Alemania le extradita

Ruiz-Mateos se estableció en Londres tras la expropiación y al ser reclamado por la Justicia española se fugó (febrero 1984). Fue detenido en marzo en Fráncfort y el Gobierno alemán autorizó la extradición a España.

1989. Juzgado por falsedad

El 31 de marzo comienza un juicio contra él por falsedad contable y en documento mercantil.

1990. Nace Nueva Rumasa

Comienza la andadura del nuevo holding de Ruiz-Mateos.

1991. El Supremo falla en su contra

El Alto Tribunal decide no devolver las empresas expropiadas.

1993. Estrasburgo le da la razón

El Tribunal de Estrasburgo falla a favor del empresario.

1994-96. Eurodiputado y presidiario

En marzo de 1994, Ruiz Mateos pierde su acta de eurodiputado. En 1995 y 1996, cumple una condena de prisión por delitos contra el honor.

1997. Absuelto por el ‘caso Rumasa’

El 12 de junio es absuelto por la Audiencia Nacional.

2001. Varapalo en el Supremo

Nuevo fallo contra la reversión de las empresas expropiadas. En 2006, el TS desestima el recurso contra la sentencia de 2001.

2007. Ingresa y sale de la cárcel

Ingresa en Alcalá-Meco para cumplir una condena de tres años. Sale en régimen de tercer grado apenas unos días después.

2009. Pagarés al 8% anual

Nueva Rumasa realiza su primera emisión de pagarés.

2011. Preconcurso de acreedores

Anuncia el preconcurso en diez empresas del grupo.

5.000 familias invirtieron pese a las advertencias

La última estrategia de Nueva Rumasa para captar efectivo fue emitir pagarés (letras a corto plazo) y participaciones de sus empresas a cambio de unos intereses estratosféricos: entre el 8% y el 12%, cuando los tipos de interés oficiales están en el 1%.

La primera emisión fue en febrero de 2009. Exigían un desembolso mínimo de 50.000 euros, lo que suponía que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no podía controlar la seguridad de la inversión. Hubo 3 emisiones más.

En mayo de 2009, la CNMV lanzó la primera advertencia. Avisaba a los posibles inversores de que, debido a que la cuantía era superior a 50.000 euros, Nueva Rumasa no estaba obligada a detallar oficialmente las condiciones de la emisión. Pero la CNMV aconsejaba informarse sobre las consideraciones jurídicas.

Las advertencias continuaron tras las siguientes emisiones. Insistía la CNMV en que las garantías que ofrecía eran sobre una sola empresa y no sobre el grupo.

En abril de 2010, el Gobierno modificó la Ley del Mercado de Valores para obligar a que pagarés como los de Ruiz-Mateos se emitan a través de intermediarios financieros, para dar más garantías.

Nueva Rumasa salva la nueva exigencia emitiendo acciones de 12.000 euros de Clesa y Dhul. La CNMV advierte de que son sociedades limitadas, lo que dificultaría su desinversión.

La expansión mediante la compra de empresas en crisis

Cronología de la trayectoria de Nueva Rumasa

EFE Madrid 17/02/2011 20:32 Actualizado: 17/02/2011 20:38

Nueva Rumasa, conjunto de compañías gestionadas por la familia Ruiz Mateos desde 1986, ha desarrollado una estrategia de expansión empresarial centrada en la adquisición de sociedades en situación de crisis.

Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elgorriaga, Ibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y Rayo Vallecano, diez de sus mayores empresas, se acogieron hoy al procedimiento especial concursal.

Estos son algunos de los hechos más importantes relacionados con la trayectoria de Nueva Rumasa:

- 1986. La familia Ruiz Mateos se dedica a la producción y exportación de vinos a Alemania, Gran Bretaña y Holanda.

- 1991. Jose María Ruiz Mateos se convierte en el máximo accionista del club de fútbol Rayo Vallecano.

- 1992. Nueva Rumasa adquiere chocolates Trapa.

- 1996. Nueva Rumasa adquiere Bodegas Garvey a United D. España por 10 millones de euros.

- 30 de agosto de 1996. Nueva Rumasa adquiere el 72 por ciento de las acciones de la empresa vallisoletana de producción de huevos, “Híbridos Americanos Hibramer”, por 1.000 millones.

- 5 de febrero de 1997. Nueva Rumasa adquiere el 76 por ciento del capital de Cavas Montesquius.

- 1999. Aldusa pasa a formar parte de la división de alimentos del grupo.

- 30 de junio de 2004. Nueva Rumasa, a través de la sociedad Zoilo Ruiz-Mateos, formaliza la compra de los activos de la bodega jerezana Sandeman a la portuguesa Sogrape.

- 15 de octubre de 2004. Formaliza la compra de la distribuidora madrileña de vinos y licores Abilio y Toribio Nieto Gutiérrez, también conocida como Distribuidora Los Conejos.

- 22 de julio de 2005. El Grupo Dhul, perteneciente a Nueva Rumasa, adquiere la marca de chocolates Elgorriaga al grupo francés Cantalou.

- 12 de enero de 2007. Hotasa Hoteles adquiere dos hoteles en Baleares, el “Menorca Sea Club”, ubicado en la localidad mallorquina de Cala’n Forcat, y el “Samoa”, en Mallorca.

- 4 de julio de 2007. El grupo alimentario italiano Parmalat concluye la venta de sus actividades en España a Nueva Rumasa por 188 millones de euros.

- 13 de marzo de 2008. La multinacional Kraft Foods vende su división española de conservas Apis y su marca de zumos Fruco (pertenecientes a la empresa Carcesa) a Nueva Rumasa.

- 22 octubre de 2008. La empresa Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), propietaria de la marca Central Lechera Asturiana (CLAS) y Larsa, traspasa su planta de Sevilla a Nueva Rumasa durante un periodo de cuatro años.

- 23 de febrero de 2009. Nueva Rumasa pone en marcha un proceso de suscripción de una emisión de pagarés corporativos para financiar la expansión del grupo empresarial.

- 16 de marzo de 2009. Hotasa Hoteles anuncia la adquisición de dos establecimientos de dos hoteles en la isla canaria de La Palma, el Hotel Taburiente Playa y el Apartahotel Costa Salinas.

- 19 de mayo de 2009. Hotasa Hoteles anuncia la compra de dos hoteles en la localidad de mallorquina de Can Picafort, el Clumba Mar y el Sarah.

- 22 de mayo de 2009. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advierte de que las emisiones de Nueva Rumasa no son sometidas a supervisión.

- 30 de junio de 2009. Nueva Rumasa adquiere la planta de Kraft Foods en Mahón (Menorca) y las marcas Tranchettes, Santé y Quesilete.

- 15 de octubre de 2009. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advierte del riesgo de la tercera emisión de pagarés de Nueva Rumasa ya que todavía no ha constituido ninguna garantía que avale la devolución de las inversiones y del rendimiento prometido.

- 20 de abril de 2010. La CNMV advierte de que la emisión de pagarés de Nueva Rumasa incumple la ley, al no incluir en la comercialización de estos títulos a un intermediario financiero autorizado.

- 28 de octubre de 2010. Nueva Rumasa retira su oferta por SOS Corporación Alimentaria ante la falta de interés de los accionistas de la compañía.

- 16 de diciembre de 2010. La CNMV advierte de que las participaciones sociales que emitirá Clesa para ampliar su capital no pueden ser consideradas valores negociables o instrumentos financieros.

- 12 de febrero de 2011. Más de un centenar de empleados que integran la plantilla de Quesería Menorquina, propiedad de Nueva Rumasa, denuncian la paralización de la actividad productiva.

- 14 de febrero de 2011. La Justicia ordena el embargo a Clesa de bienes y cuentas hasta un importe de 36 millones de euros, tras una reclamación interpuesta por el banco escocés Royal Bank of Scotland.

- 16 de febrero de 2011. La Seguridad Social admite el embargo de activos a Nueva Rumasa por incumplimiento de pago de las cuotas ordinarias.

- 17 de febrero de 2011. Diez empresas del grupo se acogen al procedimiento especial concursal: Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elgorriaga, Ibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y Rayo Vallecano.

Los proveedores cierran el grifo a Nueva Rumasa

Los trabajadores del grupo empiezan a plantear movilizaciones

FERNANDO VICENTE SEVILLA 17/02/2011 01:00 Actualizado: 17/02/2011 19:08

En el sector lácteo español cunde la preocupación. Un millar de ganaderos se enfrenta a lo que podría convertirse en la puntilla para el sector: la incapacidad de Clesa, propiedad de la familia Ruiz-Mateos, de pagar sus deudas a proveedores. Fuentes del sector aseguran que, tras meses sin hacer frente a los pagarés por los que les compra la leche, la deuda ronda los tres millones de euros.

De ellos, 314.000 corresponden a Jesús Pérez, que vende leche a Clesa desde hace 30 años. Pasó buena parte del lunes en una notaría madrileña, repleta de acreedores de la láctea, renegociando el cobro de su deuda. Aplazó el pago 181 días. ¿Garantía? “Su palabra de que va a pagar. ¿Pero qué gano yo con embargar?”, dice, para a continuación exclamar: “Vaya grupo, se financia a través de nosotros”. Al menos en eso coincide con el portavoz de Nueva Rumasa, que afirma que, “cuando los bancos te cierran el grifo, te financias con tus proveedores, es normal”.

“Hay problemas de liquidez, pero no es una hecatombe”, dice un portavoz

Según Pérez, hace un año que hay problemas: “Empezó a avisarme el Popular, pero tenía una línea en el Santander de la que iba tirando. Pero últimamente me lo devuelve todo”. La situación es compleja. Como explica el abogado de la mayoría de sus proveedores gallegos de leche, “muchos le siguen suministrando para evitar que quiebre y garantizarse el pago a costa de aumentar la deuda. ¡Y esto se acaba!”. En el sector cuentan que, ante la pérdida total de confianza, a las lácteas de Ruiz-Mateos no les ha quedado otra que traer la leche de Francia, mucho más cara.

José Cobreros, de Lácteas Cobreros, a quien en el sector señalan como el que lleva las cisternas a Clesa desde Francia, reconoce que trabaja para el grupo, pero asegura: ”Nuestra relación es buena y fluida”. Sobre si cobran al contado o de dónde sirven la materia prima, responde con un “eso es confidencial”.

Aún así, su suministro no parece ser suficiente. Margot Sastre, del comité de empresa de Quesería Menorquina, conocida por sus quesitos El Caserío, asegura que la fábrica de Mahón, también de la familia Ruiz-Mateos, está parada desde el lunes por falta de material (“desde cuajada, al aluminio para los envoltorios, el cartón para embalajes y el pegamento para sellarlos”, dice) y con sus almacenes vacíos de productos terminados, por lo que no pueden servir a sus clientes.

En Royne y Clesa deben hasta tres meses de salario, según los sindicatos

También en la planta de helados Royne de Zaragoza, en la barcelonesa de Cacaolat y en la de Dhul en Granada, los problemas de suministro impiden servir pedidos. “El riesgo es que pierdan los contratos con distribuidores”, advierten desde la Federación de Alimentación de CCOO. De hecho, El Corte Inglés, por ejemplo, ya ha dejado de colocar los productos de Clesa en sus estanterías.

Así pues, los directivos de las empresas de la familia Ruiz-Mateos (Nueva Rumasa no existe como tal jurídicamente y cada sociedad es independiente) llevan días de incendio en incendio. La semana pasada se reunieron con los delegados comerciales de Royne y Clesa, a quienes deben hasta tres meses de salarios.

Habían convocado una manifestación de protesta el día 19 en la Puerta del Sol de Madrid que podría erosionar enormemente la imagen de un grupo que se ha apoyado en pequeños ahorradores para financiarse mediante pagarés con rentabilidades muy por encima del mercado.

Se comprometieron a pagarles mañana día 18. ¿Garantías? Una vez más, su palabra.

El lunes fueron los trabajadores de Clesa los que exigían el pago inmediato de sus nóminas atrasadas o el inicio de movilizaciones. Y ayer le tocó el turno a los trabajadores de las bodegas Garvey de Jerez.

“Tenemos problemas de liquidez reconocen en Nueva Rumasa, pero no es una hecatombe. Esto parece una cacería de brujas, y sería gravísimo”. Así que piden calma: “Nos tienen que dejar trabajar en la refinanciación y esto no ayuda nada, sólo asusta más a los proveedores y a los bancos”. Por su parte, el fundador del grupo, José María Ruiz-Mateos, aseguró en un comunicado que está sufriendo una campaña “inexplicable, miserable y canallesca”.

Etiquetado en NOTICIAS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post