¡Oh pueblo árabe!

Publicado en por noticias-alternativas

En la equivalencia a la MTV en el Cairo, se repetía machaconamente a mediados de la anterior década, una canción del cantautor protesta Shaaban Abdel Rahim , un shabi egipcio: "Ya 'Amm' Arabi".

Su pegadiza letanía se extendía, en un grito de denuncia y movilización frente la opresión. Es ahora, en el 2010, cuando las revueltas sacuden buena parte del mundo musulmán.

No solo árabe, ya que afectan desde la persa Irán, a la árabe Bahréin o la bereber en Túnez, entre otras. Se movilizan chiíes y suníes, laicos y practicantes, hasta los cristianos coptos como en Egipto.

Nos llama también la atención la participación de la mujer, por lo demás habitual en las movilizaciones chiíes y laicas.

El mundo islámico tiene hasta 1/3 de jóvenes entre 15 y 25 años de edad, llegando en algunos países a tasas del 40% de juventud.

Es una población que no ha vivido el colonialismo clásico pero si la sumisión de sus gobiernos a los países occidentales.

Que sufren la falta de desarrollo económico de sus regiones convertidas en zonas de mono cultivo energético o turístico.

Viven pues un cambio, de la tradición al consumismo, sin futuro ni bienestar real. Regímenes de partido único pero sin socialismo como Argelia, o dictaduras personalistas vestidas de populismo como Gadafi, religión a la republicana como Irán o a la monárquica como en Arabia Saudí.

Estados al servicio del Imperio, según el interés estratégico y energético de EEUU.

Soberanías ahogados en un nuevo colonialismo económico y militar que tiene su herida más sangrante en el Apartheid al que se somete a Palestina.

Estas revueltas son los movimientos de masas más importantes tras la II GM y los procesos de descolonización e independencia.

Las actuales revueltas son también el resultado de un largo periodo de opresión, pero en este caso gestionadas por élites locales.

Y frente a la tiranía, no hay un movimiento revolucionario clásico al uso sino la revuelta popular, de juventud y trabajadores por un cambio, por la libertad.

Siempre acompañada de reivindicaciones laborales y sociales.

El papel de jóvenes parados y de la clase trabajadora ha sido el motor de los levantamientos incluso por encima del papel de los partidos clásicos y dirigentes que se han sumado en marcha.

El poder ha sido amenazado e incluso arrebatado pero no ha cambiado aun realmente, ejército y parte de la clase dirigente mantienen en Túnez o Egipto aun su primacía, buscando un equilibrio con las fuerzas de oposición y la movilización popular.

Uno de los puntos que más se resalta es el papel internet, como si esto hubiese sido la causa. Una vez más se trata de confundir el medio con el análisis real.

La red ha sido fundamental como medio de comunicación y organización de las movilizaciones. Pero internet no es la causa, la causa es la opresión y el deseo de cambio político y económico.

Cuando internet ha sido cortado las movilizaciones han continuado, la llama ya estaba prendida.

Esta generación de jóvenes tiene en internet una ventana al mundo, se han criado con las parabólicas, han visto el reflejo de otras sociedades y se han cansado de su falta de futuro.

Toda revolución o revuelta como es el caso, tiene un punto de desesperación y esperanza.

Ahora llegaran los movimientos internacionales e internos para dejarlo todo atado y bien atado, las transiciones modélicas donde todo cambia para que nada cambie con el objetivo de mantener los intereses de EEUU, Israel y Europa.

Nuestros gobernantes hablan de fomentar la democracia y la moderación mientras le han vendido a sus aliados preferentes, las armas y la munición con las que se está reprimiendo las movilizaciones.

Para ellos son enclaves estratégicos, poblaciones a controlar para evitar su migración, productores de hidrocarburos o destinos vacacionales.

Pero las revueltas continuaran, gobiernos caerán, pero los problemas seguirán y la juventud consciente ha aprendido el valor de la movilización y las ideas.

La juventud de estos países nos está demostrando que la historia la siguen construyendo los pueblos.

Etiquetado en ARTÍCULOS

Comentar este post