Primer mapa topográfico completo de la Luna

Publicado en por noticias-alternativas

Con más de 4.000 millones de mediciones

Primer mapa topográfico completo de la Luna

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -


   El Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) ha cambiado para siempre nuestra visión de la Luna, definiendo su enfoque hasta el punto de mostrar todo el globo de nuestro satélite con un detalle sin precedentes.

   Este nuevo retrato ha sido compuesto con datos de los siete instrumentos a bordo del LRO, que en conjunto han entregado más de 192 terabytes de datos, imágenes y mapas, el equivalente a casi 41.000 DVD. "Este es un gran logro", dice Douglas Cooke, administrador asociado del Directorio de Misiones de Sistemas de Exploración de la NASA, Washington. "La fase de exploración de la misión proporcionó mucho más de lo originalmente prometido, y eso ha sido sólo el comienzo de LRO."

   El objetivo principal de la misión era permitir la exploración segura y efectiva de la luna. "Para ello, necesitamos aprovechar lo mejor que la comunidad científica tenía que ofrecer", dijo Michael Wargo, científico jefe lunar de la Misión de Sistemas de Exploración en la sede de la Dirección de la NASA, Washington. "Y al lograrlo, hemos cambiado nuestra comprensión científica de la Luna".

   Los mapas topográficos más precisos y completos hasta la fecha del complejo de la luna, con un paisaje muy marcado por los cráteres, han sido creado a partir de los más de 4.000 millones de mediciones tomadas por el Altímetro Láser del Orbitador (LOLA), más de 100 veces más que todos los instrumentos anteriores de este tipo sobre la superficie lunar, abriendo un mundo de posibilidades para la exploración futura y para la ciencia.

   De momento, los investigadores han utilizado datos de LOLA para armar el primer conjunto completo de mapas de la rugosidad de la superficie de la luna. Como las arrugas en la piel, la aspereza de los cráteres y otras características en la superficie de la Luna pueden revelar su edad. Al observar dónde y cómo son los cambios de rugosidad - y mediante la combinación de esa información con mapas de contorno que muestran dónde están los puntos altos y bajos - los investigadores pueden obtener pistas importantes sobre los procesos que dieron forma a la luna.

   "Antes de LRO, en realidad se conocía mejor la superficie de Marte que la de nuestro satélite", señala el científico adjunto del proyecto del LRO John Keller, del NASA Goddard Space Flight Center. "Pero gracias a LRO y Lola, ahora tenemos mapas detallados de ambas caras de la Luna".

   Aunque menos conocido que el fácilmente reconocible lado visible de la Luna, la cara oculta no es menos fascinante. El otro lado es más áspero y con grandes cráteras, entre ellas una de las cuencas de impacto mayores en el sistema solar, llamado Polo Sur-Aitken. Este remanente de un antiguo impacto dejo un cráter tan profundo que 34 edificios Empire State apilados uno encima del otro aún no llegaría desde su fondo hasta el borde.

   "Con la gran cantidad de datos de libre acceso del LRO, todo el mundo puede llegar a conocer el lado oscuro de la Luna tan bien como el lado más cercano", dijo Wargo.

   La búsqueda de recursos del LRO ha revelado que la Luna es aún más extrema de lo que pensábamos. En las regiones polares, cráteres profundos y de larga sombra como el cráter Shackleton, en el sur, han sido de especial interés, ya que pueden actuar como almacenamiento en frío, capaces de acumular y preservar material volátil como el hielo de agua. Pero fue mientras se estudiaba el cráter Hermite cerca del polo norte cuando el radiómetro de la misión encontró el lugar más frío conocido del sistema solar, con una temperatura de -248 grados Celsius.

   Para explorar estas regiones, el instrumento LAMP permite ver en la oscuridad, dando imagen a las zonas sombreadas. Las medidas precisas de LOLA han sido utilizados para trazar la iluminación solar y este trabajo ha proporcionado una nueva visión de las regiones sombreadas revelando también las áreas que reciben sol casi permanente, con aproximadamente 243 días al año y que nunca tienen un período de oscuridad total de más de 24 horas.

   Como complemento de estos esfuerzos se cuenta con los resultados del Detector de Neutrones de Exploración Lunar (LEND) y el radar avanzazado de frecuencia de radio en miniatura (Mini-RF). Están buscando depósitos de hielo de agua. PRESTAR busca también hidrógeno, un recurso de interés debido a su potencial uso como combustible. Y al mismo tiempo, el Telescopio de Rayos Cósmicos para los Efectos de las Radiaciones (CRATER) estudia el ambiente de radiación lunar, que es importante para mantener a los futuros astronautas sanos y seguros a medida que exploran.

Síguenos en Twitter: @ep_ciencia

 

Etiquetado en ARTÍCULOS

Comentar este post