¿Y si España no puede pagar su deuda? Moody's alerta de una quita del 10%

Publicado en por noticias-alternativas

¿Y si España no puede pagar su deuda? Moody's alerta de una quita del 10%

F. T.
7:04 -

 

Nadie se había atrevido a poner en negro sobre blanco la posibilidad de que España y el resto de países europeos en dificultades pudieran incumplir sus compromisos de deuda y aventurar sus consecuencias. Moody's alerta sobre una quita de un 10% para salvar esta situación.

 

En plena discusión por el futuro de Grecia y la más que probable reestructuración de su deuda, la agencia de calificación abrió ayer un escenario de efectos demoledores. Aunque se trata de un escenario muy adverso, la firma norteamericana contempla la eventualidad de que no sólo España se vea abocada a un recorte en el desembolso de los intereses comprometidos, también Irlanda, Portugal e Italia. 

Moody's considera que el único estado que tendrá que llevar a cabo una rebaja de estos pagos para soportar las cargas es Grecia y que éstas alcanzan el 60%. En el caso de Italia, la quita ascendería al 7%, mientras que los acreedores de Irlanda y Portugal tendrían que soportar unas pérdidas del 50%.

Dos escenarios

Moody's ha contemplado estos dos escenarios en sus informes sobre la banca francesa publicados ayer. La firma de calificación ya había anunciado hace días de los peligros que suponía para el sistema financiero una quiebra de Grecia. La caída del país heleno es el principal motivo que ha llevado a Moody's a disminuir la nota a Société Genérale y a Credit Agricole, pero no la única. Las entidades galas tienen que hacer frente a importantes vencimientos de bonos en un momento en el que el mercado mayorista está cerrado, por lo que no descarta la necesidad de que el Estado tenga que entrar en su capital a cambio de ayudas.

La agencia entiende que los bancos galos tendrán pérdidas potenciales superiores a las que ha reconocido y alerta de los desafíos estructurales a los que se enfrentan los perfiles de liquidez y financiación, principalmente por el empeoramiento de las condiciones de refinanciación, que podría tener consecuencias a largo plazo en el comportamiento de sus filiales.

En su informe, la agencia ha tenido en cuenta unas pérdidas de 1.600 millones para SG por la reestructuración de deuda helena. La entidad contaba a cierre del primer semestre con bonos por importe de 1.900 millones. El grupo ya había reconocido impagos por 400 millones con la constitución de una hucha especial para hacer frente a estas insolvencias. En el caso de Crédit Agricole, las pérdidas alcanzarían los 1.600 millones. Las dotaciones que ha realizado ya el grupo llegan a los 202 millones.

Plan de ajuste de BNP

Sobre BNP Paribas, la firma estadounidense se mostró más optimista al considerar que soportaría las insolvencias derivadas de las posibles quitas, no sólo de Grecia, sino de Portugal e Irlanda. Aún así, Moody's mantiene la vigilancia y la perspectiva negativa sobre su nota, debido a las tensiones de liquidez. Al igual que a principios de esta semana SG adelantó sus planes para apaciguar la incertidumbre, BNP tomó ayer cartas en el asunto y anunció la puesta en marcha de una serie de medidas.

El eje de este proyecto es disminuir su dependencia de las emisiones en dólares y vender activos por importe de 70.000 millones. El objetivo es cumplir con las normativas de solvencia -Basilea III- un año antes de lo previsto y situar, así, el capital de máxima calidad en el 9 por ciento.

En las últimas semanas, el sector bancario francés ha estado en el ojo del huracán por su elevada exposición a Grecia y otros países de la zona euro. Tradicionalmente han mantenido una estrategia de compra de bonos soberanos muy activa. De hecho, el conjunto de su sistema es el segundo mayor acreedor de España. Una reestructuración de nuestra deuda afectaría de lleno a los balances.

¿Y los bancos españoles?

Eso sí, los principales tenedores de bonos españoles son las entidades de nuestro país. Si finalmente el Estado tiene que efectuar una quita del 10% como avecina Moody's, los bancos y cajas tendrían que hacer importantes dotaciones para asumir las pérdidas. Buena parte del sector, quizás, tendría que acudir al rescate del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) o quebrar. 

El presidente de Deutsche Bank, Josef Ackermannya alertó hace unos días que si se reconocían las pérdidas por su cartera de deuda soberana, muchos bancos desaparecerían.

Etiquetado en NOTICIAS

Comentar este post