El misterio de la bola negra

El misterio de la bola negra encontrada en Ucrania (la primera muestra de antimateria de la historia) hace 1 Mes, 1 Semana  
En 1975 durante unas excavaciones en una mina de arcilla al sur de Ucrania, unos obreros encontraron, a unos 8 metros de profundidad, lo que se conoce como (la bola negra), un obrero le dio un golpe para partirla y ver su interior, pero tan solo resquebrajó un poco la superficie, el interior parecía estar compuesto de una especie de cristal oscuro y sin pensar en nada extraordinario se la llevó a casa para mostrársela a su hijo, pero luego de un tiempo, cuando se le cayó la capa de arcilla que la rodeaba, se pudo apreciar la perfección de su forma.

El niño, tiempo después dejó olvidado la bola en el colegio donde un profesor la encontró y la llevó al museo de la localidad, donde se olvidó durante varios años, hasta que el profesor Boris Nikolayevich Naumenko, miembro del Instituto de Física de la Tierra de la Academia Rusa de las Ciencias, reparó en él e intuyó que aquella piedra era algo fuera de lo común.

De la mano de Naumenko, dos auténticas instituciones científicas: el doctor Menkov, del Instituto de Física de Moscú, y su colega Valentín Fomenko, de la Asociación Industrial y Científica “Soyuz”, se hicieron cargo de la investigación de este enigmático objeto.

La esfera tiene forma ovoide, el eje de simetría mide 8,75 centímetros, y el diámetro perpendicular de mayor longitud es de 8,47 centímetros. Su peso es de 617,22 gramos. Su densidad, de 1,934 gramos/centímetro cúbico es inferior a la del cristal, el cuarzo o la obsidiana.

Esta esfera negra fue sometida a pruebas en donde no se pudo determinar su edad, pero los estudios geológicos de antigüedad y el estudio de los estratos donde fue encontrada, dataron la piedra en una época cercana a los 10 millones de años de antigüedad.

El doctor Formenko llevó a cabo, con una unidad industrial de rayos X RUP 150/300, una radiografía de la esfera, comprobando que el núcleo, semejante a medio huevo y mediante radiografías, se comprobó que la bola tenía un núcleo cuya densidad era menor que cero y nada semejante a algo conocido, y que debido a la antigüedad era imposible que alguien la hubiera pulido o fabricado hace 10 millones de años.

Al ver la masa negativa del núcleo los cientificos llagaron a pensar que podría tratarse de antimateria, que según las proyecciones a futuro de la ciencia, podría tratarse de un sistema que puede propulsar naves a distancias infinitas. Lamentablemente, al considerar esta posibilidad se hace imposible abrirla debido a los dantescos daños que podría ocasionar.

Durante muchos años, decenas científicos han intentado crear de forma artificial núcleos de antimateria en laboratorios, pero nadie lo ha conseguido hasta el momento.

La piedra se sigue estudiando, aunque por el momento, nadie se atreve a dar un veredicto sobre su procedencia o el posible uso que se le diera a este objeto. Los datos antes expuestos, unidos a que su supuesta antigüedad, están muy lejos del alcance de cualquier actividad humana, deja abierta la posibilidad de que fuera construida por una civilización desconocida hasta la fecha.