Julio Anguita: La jauría

Publicado en por noticias-alternativas

Julio Anguita: La jauría

Julio Anguita
6/12/2011

 

La experiencia cotidiana nos trae la impresión de que -aparentemente- los acontecimientos económicos transcurren a una velocidad de relámpago mientras que las respuestas políticas a los mismos (cuando las hay) lo hacen a paso de tortuga. No hay tal cosa. Quienquiera que haya reflexionado con un mínimo de calma y sentido de los tiempos habrá caído en la cuenta de que ni las urgencias económicas son tales ni las decisiones políticas están por concebirse.

 

Las presiones económicas, políticas y mediáticas para que Mariano Rajoy diga ya el contenido de las medidas que va a llevar cabo nos traen las imágenes de una jauría de alocados y enrabiados canes abalanzándose sobre una presa. ¿Acaso ignoran la entidad de las mismas? ¿Suponen que el futuro presidente no ha establecido contacto y ha acordado con la señora Angela Merkel lo que va a hacer desde hace tiempo? ¿Es que hay todavía alguien tan ingenuo que suponga que entre el Partido Popular y los poderes económicos no ha habido sesiones de trabajo, puestas en común y diseños de estrategias?

La política económica por desarrollar lleva tiempo poniéndose en marcha y ahora toca impulsarla a velocidad de crucero. El silencio y/o la ambigüedad calculados forman parte de una táctica electoralista, pero en absoluto son síntomas de imprevisión, carencia de datos o programa.

Por eso, la avidez y las urgentes demandas de información a Rajoy antes de su investidura no son otra cosa que una maniobra de distracción o una frivolidad rayana con el desprecio a plazos, ritmos y previsiones constitucionales. Las formas son también un elemento muy importante en el funcionamiento democrático.

Lo que ocurre es que la aculturización política y cívica que se está extendiendo no es otra cosa que el vaciado del funcionamiento institucional en aras de una eficacia más que sospechosa.

El endiosamiento de los mercados y la sumisión ovejuna de la política a los mismos son en esta hora uno de los síntomas más claros de que vamos cambiando hacia formas suaves (por ahora) de un fascismo de nuevo cuño.

Julio Anguita, excoordinador general de IU.

ELECONOMISTA.ES

Etiquetado en NOTICIAS

Comentar este post