Standard & Poor's amenaza con quitar AAA a Francia y Alemania Los tres salvavidas que le quedan al euro

Publicado en por noticias-alternativas

Standard & Poor's amenaza con quitarle la AAA a Francia y Alemania

La agencia de calificación estadounidense Standard and Poor's advirtió el lunes a 15 de los 17 países de la eurozona que podría rebajar la recomendación de inversión en sus bonos soberanos.

Entre ellos se encuentran países como Alemania o Francia que tienen la máxima calificación crediticia, la AAA.

En un comunicado, la agencia informó que ha colocado todas estas inversiones en "vigilancia negativa", es decir, que su nota tiene un 50% de posibilidades de ser rebajada próximamente.

Standard and Poor's justificó su advertencia en la extensión a toda la unión monetaria de las tensiones concentradas hasta hace poco en los países periféricos.

Standard & Poor's amenaza a la eurozona con una rebaja general de calificaciones

La agencia de calificación advierte a Francia, Italia y España de que podría rebajarles hasta dos escalones y amenaza a los otros cinco países con máxima nota.- El aumento de las tensiones crediticias y de la prima de riesgo y los desacuerdos de los líderes europeos fuerzan la decisión de la agencia

LUIS DONCEL | Madrid  05/12/2011

Los nubarrones aparecen incluso en los días de buenas noticias. Tras una jornada de euforia en los mercados, la agencia Standard & Poor's ha aguado la fiesta al anunciar esta noche que se plantea rebajar la calificación de prácticamente toda la eurozona. La degradación afectaría incluso al hasta ahora intocable club de la triple A, la máxima nota crediticia, grupo encabezado por Alemania y en el que también están Francia, Holanda, Austria, Finlandia y Luxemburgo. En el anuncio de ayer solo se salvaron de la "previsión negativa" ?que supone que hay un 50% de posibilidades de que se le rebaje la nota en un plazo máximo de 90 días?, Chipre, que ya tiene esa etiqueta, y Grecia, que no se ha evaluado en esta ocasión.

Foto

Comunicado de Standard & Poor's (en inglés)

DOCUMENTO (PDF - 360,04Kb) - 05-12-2011

 

La noticia en otros webs

S&P, que justifica su decisión por el agravamiento de la crisis y las tensiones en la unión monetaria, menciona cinco factores de preocupación: el endurecimiento de las condiciones de crédito en la eurozona: los mayores riesgos en la deuda soberana de algunos países, incluidos algunos con la triple A; los desacuerdos continuos entre los líderes sobre cómo restablecer la confianza; los elevados niveles de endeudamiento, tanto público como privado; y el creciente peligro de recesión del conjunto de la eurozona en 2012.

"La decisión de hoy está motivada por nuestra creencia de que el estrés sistemático en la zona euro ha aumentado en las últimas semanas de tal modo que ahora puede presionar a la baja la calificación de la eurozona en su conjunto", concreta el comunicado.

Los mercados han especulado últimamente con una rebaja de la calificación de Francia, pero pocos esperaban que la máxima calificación de Alemania se pusiese en duda. S&P dice estar preocupado por "el impacto potencial (...) de la profundización de los problemas políticos, financieros y monetarios de la unión económica y monetaria europea".

S&P anuncia que terminará sus informes lo antes posible tras la cumbre del 9 de diciembre. En los casos de Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Luxemburgo y Holanda, la rebaja será como mucho de un escalón. En todos los demás ?es decir, Francia, Italia, España, entre otros? el descenso puede ser de dos, uno o ninguno. La agencia ya degradó a España el pasado 13 de octubre, cuando le dejó en AA-, que se podría traducir como un notable alto.

La empresa medidora de riesgos asegura que, aunque suele tardar 90 días en terminar los informes, en esta ocasión tratará de hacerlo más rápido. En una nota se toma la molestia de explicar por qué toma estas decisiones justo antes de una importante cumbre de líderes europeos. "Creemos que la cita del 8 y el 9 de diciembre permite a los gobernantes romper los patrones de lo que consideramos que ha sido una política a la defensiva y gradual", señala la nota. El anuncio del resultado de estos informes se hará al mismo tiempo.

Tras conocerse la noticia, París y Berlín han emitido un comunicado conjunto en el que afirman "tomar nota" de la amenaza y confirman su "voluntad de tomar tomdas las decisiones necesarias para asegurar la estabilidad de la zona euro". "Francia y Alemania toman nota de la perspectiva de reexamen de S&P sobre la nota de los estados miembros de la zona euro", dice el comunicado emitido por la presidencia francesa.

Precoucpación por España

España preocupa a la agencia principalmente por tres aspectos: la mala coordinación entre las políticas europeas puede dificultar al Gobierno su plan de ajuste, el elevado peso de la deuda exterior de la economía española y los problemas que podría sufrir si el BCE no logra mitigar las tensiones financieras. De Alemania solo señala dos aspectos (los políticos y monetarios) y de Francia, cuatro (los dos anteriores y los fiscales y del sector exterior).

La difusión de la noticia, primero por Financial Times y luego por la agencia Bloomberg, erosionó los avances en la Bolsa de Nueva York, que cerró con una subida del 0,6%, y provocó la caída del euro. Está por ver cómo reaccionan hoy los mercados ante la noticia.

Las agencias también dieron malas noticias al resto de Administraciones españolas. Los esfuerzos de austeridad de las comunidades serán insuficientes para evitar que excedan el límite de déficit público marcado en el 1,3% del PIB para este año. Esta es la conclusión de Moody's en un documento publicado ayer, en el que mantiene la previsión de que es "probable" que las comunidades excedan en casi un punto porcentual el objetivo fijado, informa Marta Garijo.

La agencia apunta que aunque en los nueve primeros meses el déficit autonómico logró situarse en el 1,19% del PIB, es poco probable que el nivel se mantenga hasta final de año porque "la mayor parte del gasto de las comunidades se produce en el último trimestre". La agencia cita los datos del año pasado: el déficit en el tercer trimestre fue del 1,2%; al final del año se disparó hasta el 2,8%.

Los tres salvavidas que le quedan al euro

Lunes, 5 de diciembre de 2011

Merkel y Sarkozy se reunieron este lunes para definir los detalles de la unión fiscal de la euro zona.

Con el acecho de los mercados el euro enfila su futuro en el Consejo Europeo de este 8 y 9 de diciembre. Tres salvavidas se cruzan en su camino: la emisión de eurobonos, la intervención del Banco Central Europeo (BCE) y la unión fiscal de la eurozona. Este último es el que quiere la canciller alemana.

Este lunes la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarzoky se reunieron en el Elíseo para definir los detalles de la unión fiscal de cara al consejo que reúne a los 27 jefes de estado de la Unión Europea. Allí, sus posiciones parecieron acercarse, al menos en el rechazo a los eurobonos y el llamado a una mayor austeridad fiscal.

Merkel, que rechaza los eurobonos y la intervención del BCE, es partidaria de la unidad fiscal con la creación de un supraministro o ente que pueda introducir reglas más rígidas y sanciones a quienes no cumplan los objetivos presupuestarios.

"La crisis no se resuelve de un sólo golpe. Se trata de un proceso de durará años", ha señalado la canciller.

El presidente francés, que apoya un nuevo tratado pero que se siente acosado por los intereses de la deuda francesa, era hasta este lunes más proclive a los eurobonos pero finalmente los ha rechazado como solución. ¿Cuáles son los pros y los contra de las tres posibles salidas del euro?

La emisión de eurobonos

La gran amenaza del euro son los altos intereses que se están pagando por las deudas. Si los países no pueden refinanciar sus deudas se corre el riesgo del impago. En ese sentido la Comisión Europea ha presentado una propuesta de emisiones de bonos europeos que sustituyan la deuda nacional. El respaldo sería la propia unión.

De esta manera los eurobonos garantizarían que todas las naciones de la zona euro puedan pedir prestado a un precio asequible.

Mientras que el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, es partidario de los eurobonos, la canciller alemana, que lleva la voz cantante en la actual crisis, no. Al ser el estado más grande de la zona euro con la mejor posición fiscal, Alemania estaría más expuesta con la aplicación de los bonos.

Este lunes, Nicolas Sarkozy también desechó la idea.

La compra de deuda por parte del BCE

La propuesta es que el BCE tenga libertad para comprar toda la deuda soberana de la zona euro, lo cual desanimaría a los especuladores y rebajaría los tipos de interés.

José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, es partidario de la emisión de eurobonos.

Al respecto se cuestiona el papel del banco cuando se le compara con los bancos centrales de países como Estados Unidos, Reino Unido o Japón, que en situaciones como las que está viviendo Europa, suelen comprar toda la deuda necesaria.

Los líderes de los países más endeudados y el propio presidente francés son partidarios de esta vía. No obstante, el Bundesbank y la propia Merkel se muestran reacios con el argumento de que la financiación de las deudas dispararía la inflación en su país. Alemania es el principal inversor del banco.

La unión fiscal y la creación de un supraministerio

Es la propuesta y la condición que exige Merkel para que en un momento dado el BCE pueda intervenir. La llamada Unión Fiscal significaría un control de los presupuestos nacionales por parte de Bruselas, con poder para modificarlos y un endurecimiento de las sanciones a los países que infringen los límites de deuda.

Una de las principales críticas al espacio común europeo es la ausencia de un ministro de finanzas, un ente que centralice y aplique las políticas monetarias y que pueda demandar ante el Tribunal de la UE a los países infractores.

Países que están dentro de la unión pero fuera de la zona euro, como Reino Unido o República Checa, se oponen a esta medida. Un veto de ambos países echaría por tierra los acuerdos que se puedan alcanzar este jueves y viernes. No obstante, Merkel y Sarkozy contemplan la posibilidad de lograr un acuerdo entre los 17 países del euro que esquivaría a países escépticos de la unión fiscal como Reino Unido.

Los tres salvavidas que le quedan al euro

Etiquetado en NOTICIAS

Comentar este post